cuna_cama

Cuando el bebé pasa de la cuna a la cama

Conforme el bebé se va desarrollando, va adquiriendo nuevas capacidades como levantarse, andar o saltar…razones más que de sobra para que su curiosidad florezca y desee salir solo de la cuna para poder investigar libremente.

En el momento en el que el bebé comienza a dar sus primeros pasos su agilidad se multiplica por dos. Durante esta etapa descubrirá que por sí solo tiene capacidad para desplazarse o coger cosas que antes no podía, incluso averiguará que es posible salir de la cuna sin ayuda.

El crecimiento infantil establece los periodos de cambio

Este desarrollo será el que marcará el momento de pasar de la cuna a la cama. Por norma general el cambio a la cama se sucede entre los dos años y los dos años y medio, o cuando el niño ya se encuentra incómodo en la cuna por la falta de espacio.

Los bebés que tienen hermanos mayores tienen tendencia a dar este gran paso antes de los dos años, por el simple hecho de imitar a su hermano mayor y hacer lo mismo que él. Ven aumentada su confianza al dar este gran paso que los hace más independientes.

En cambio, hay otros niños que aunque les guste dormir en una cama grande como la de sus padres y acepte de buen grado dormir solo en su cama, no consiguen conciliar el sueño. Es una reacción habitual, ya que en la cuna fue donde adquirió los hábitos de sueño, y allí siente seguridad y protección. En estos casos la mejor solución es animar al pequeño a que participe en la preparación de su nueva cama, y por ejemplo, puede elegir las sábanas, decorarla con pegatinas o incluso participar en el desmontaje de su vieja cuna.

Cada niño es un mundo y no todos son capaces de adaptarse a los cambios al mismo tiempo. Si al pequeño le cuesta habituarse a su nueva cama, la mejor opción es mantener la cuna en la habitación para que pueda dormir en ella por la noche, y el resto del día jugar o dormir la siesta en la cama, hasta familiarizarse con la nueva situación. En el caso de que tuviera por costumbre dormir junto con un peluche o una manta no es aconsejable retirárselos, al contrario, permítele que se los lleve a la cama.

cuna cama

La cama infantil debe cubrir las necesidades del bebé

En el mercado actual existen miles de colchones y camas aptos para el descanso infantil, pero la cama idónea es aquella que se adapta al desarrollo del pequeño, al espacio de su habitación, y además que sea funcional.

En cualquier caso, a la hora de elegir cama para los niños, hay que tener en cuenta una serie de recomendaciones para su seguridad:

– Evitar que la cama tenga esquinas que puedan dañar al niño si se golpea con ellas.
– Colocar una barandilla en los laterales de la cama hasta que el niño se acostumbre al espacio, para evitar caídas.
– Si la cama tiene cabecera, que sea sencilla. Evitar los barrotes muy espaciados en los que pudiera quedarse atrapado el niño.
– Comprobar que el colchón y la cama ajustan perfectamente para evitar huecos donde el pequeño pudiera meter una mano o un pie.
– Evitar las camas demasiado altas.

En Pikolin sabemos la importancia que los padres dan al cuidado de la salud y bienestar de sus hijos, por eso ponemos a disposición de nuestros clientes un apartado dirigido al descanso infantil en nuestra web, con el objetivo de ofrecer el mejor de los descansos a los más pequeños.

 

Valora este artículo:

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
Si te ha gustado este artículo y quieres estar informado... ¡Suscríbete!
Email*
Checkbox:*
Escribe el texto: