No puedo dormir, ¿qué me pasa?

Cada día somos más conscientes de la necesidad de dormir bien. Por eso nos preocupamos cuando algún problema nos afecta al sueño. El insomnio es el problema más frecuente, pero no el único. El consejo siempre es el mismo: si crees tener un problema, ¡tú médico está para ayudarte!

¿Sabes que pasas un tercio de tu vida durmiendo? Bueno, eso si cumples bien con las buenas costumbres que te llevan a dormir las horas recomendadas por los expertos para cada etapa de tu vida. La importancia de las horas de sueño está fuera de toda duda: es fundamental dormir y hacerlo correctamente porque es la manera que tenemos de que nuestro de establecer un equilibrio físico y psicológico básico.

El número de horas que debe dormir cada persona está marcado por la edad que tenemos. Las necesidades de la etapa adolescente no son las mismas que las de un adulto, y están muy alejadas de lo que necesita una persona de edad avanzada. ¿Sabes cómo puedes averiguar si has dormido bien? Es muy sencillo: solo tienes que comprobar cómo te levantas cada mañana. Si lo haces con energía, has cumplido bien por la noche.

Afortunadamente, la importancia de una buena rutina cada vez está más asentada en nuestra sociedad. Tanto es así, que el hecho de no dormir bien nos genera cierta -y justificada- preocupación. Somos conscientes de que es necesario cumplir con nuestras horas de sueño y nos perturba el hecho de no poder conseguirlo. Según la Sociedad Española de Neurología (SEN), uno de cada tres españoles tiene trastornos relacionados con el sueño; y lo que es peor: menos de un tercio acude su médico a ver qué pasa. No lo olvides nunca: tu médico puede ayudarte a dormir como te mereces. De hecho, la propia SEN recuerda que la mayoría de las patologías que sufre la sociedad se pueden tratar.

Trastornos del sueño más frecuentes

¿Conoces el nombre de la patología del sueño más habitual? Si has respondido el insomnio has acertado. Los datos apuntan a que lo sufren entre el 20 y el 30% de aquellos que tienen problemas para dormir. Pero no son los únicos: según la ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DEL SUEÑO, al insomnio hay unir la parasomnia, la narcolepsia y el SAHS, todos ellos problemas que tienen tratamientos si te pones en las manos adecuadas.

Si “dormir profundamente, nutre la vida”, tal y como dicen desde la SEN, es muy importante no formar parte del 80% de la población que no acude al médico a tratarse, por ejemplo, el insomnio, que se define como la dificultad repetida “respecto al inicio, la duración, la consolidación o la calidad del sueño”. Es decir, si tienes problemas para conciliar el sueño, para mantenerte dormido o no duermes lo suficiente como para estar ‘reparado’, igual es el momento de pedir ayuda. Tu médico te puede indicar la mejor manera de tratarlo, también puedes usar técnicas de relajación para iniciar el camino de una buena higiene del sueño.

Los problemas del sueño tienen solución

La parasomnia es una palabra que suena muy mal, pero es un trastorno que engloba problemas tan conocidos como las pesadillas, los terrores nocturnos, el sonambulismo o los despertares confusos. Son problemas que pueden aparecer al inicio del sueño, aunque son frecuentes durante el propio sueño o incluso al despertar, como puede ser la parálisis recurrente. Al ser patologías un poco diversas, desde la ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DEL SUEÑO lo tienen claro: lo importante es acudir al médico para buscar la mejor solución.

La narcolepsia, por su parte, es un trastorno de origen neurológico, cuya característica esencial es la aparición recurrente e incontrolable de sueño. Estas apariciones son involuntarias, es decir, el paciente no quiere dormirse. Son episodios que pueden durar minutos u horas, e incluso mientras se producen las personas que lo sufren pueden conservar la conciencia y el estado de alerta.

Por último, el SAHS responde a las siglas Síndrome de apneas-hipopneas durante el sueño. Es otro nombre muy técnico pero que engloba problemas muy ‘populares’ como los ronquidos, la nicturia (un problema relacionado con la necesidad de orinar por las noches), o problemas que sufrimos por el día como la apatía, el cansancio crónico o la excesiva somnolencia. Son episodios recurrentes producidos “por la limitación del paso del aire durante el sueño”, tal y como confirman desde la ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DEL SUEÑO.

¿Crees que tienes alguno de estos problemas? ¡Acude al médico! Te pueden ayudar a solucionarlos y así conseguirás dormir bien y te beneficiarás de todos los beneficios que tiene un sueño reparador. Desde Pikolin te animamos a no esconder el problema y a tener una buena higiene del sueño, de la que también depende un buen equipo de descanso. Si además de a tu médico también nos necesitas a nosotros, nos podrás encontrar aquí.

Valora este artículo:

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
Si te ha gustado este artículo y quieres estar informado... ¡Suscríbete!
Email*
Checkbox:*
Escribe el texto: