Tecnología en contra del descanso de tus hijos

Nuevos datos sobre las exposición de niños a las pantallas antes de dormir. 

El efecto del uso excesivo de medios electrónicos (ordenadores, teléfonos móviles, vídeo-juegos, tablets y TV) en niños y adolescentes se ha identificado como un problema de salud. Las consecuencias del uso nocturno de estos dispositivos es un tema que preocupa seriamente a padres, educadores y profesionales sanitarios.

Se ha demostrado que los niños y adolescentes expuestos excesivamente al uso de nuevas tecnologías duermen menos horas y/o tienen horarios irregulares de sueño. Como promedio pasan unas 7 horas diarias delante de la TV o utilizando las nuevas tecnologías incluido el envío de mensajes de texto con los móviles cuando ya se han acostado. Este tiempo es significativamente mayor que el que dedican a otras actividades, tales como dormir, realizar tareas escolares o compartir juegos con amigos o el resto de la familia.

Evita las pantallas antes de dormir

Se ha demostrado que los adolescentes que ven la TV una hora menos reducen riesgo de sufrir problemas de sueño en el futuro y, por tanto, mejora su rendimiento escolar.

Las imágenes violentas en programas de televisión y de vídeos en Internet provocan ansiedad y miedo en niños y jóvenes, que consecuentemente tendrán dificultades para conciliar el sueño y podrán tener pesadillas.

Asimismo, la emisión lumínica de estos aparatos favorece una mayor activación mental y física. La exposición lumínica por la noche provoca dificultad para iniciar el sueño, con un despertar también más tardío. Y no debes olvidar que esto no es precisamente lo mejor cuando llega el momento de implantar el horario escolar, que les obliga a levantarse varias horas antes de lo que ellos dormirían.

No lo olvides: el sueño insuficiente, si ocurre de forma continuada, repercute en la calidad de vida del niño, con efectos negativos en su rendimiento escolar, comportamiento diurno (mayor inquietud y falta de atención) y estado de ánimo (están más irritables, por ejemplo).

¿Qué pueden hacer los padres?

Esto es lo que recomienda la Asociación Americana de Pediatría: 

  • Evitar su uso en menores de 2 años.
  • La exposición diaria a estos dispositivos no debería superar las 2 horas.
  • Evita, en la medida de lo posible, que el niño tenga televisión u ordenador en la habitación.
  • En muchas ocasiones, son los propios padres quienes usan excesivamente las nuevas tecnologías, desarrollando un tipo de comportamiento que es imitado por sus hijos. Por este motivo, es aconsejable instaurar unos hábitos saludables que eviten la aparición de problemas.

En Pikolin nos preocupa tanto el sueño de los adultos como de los niños. Por eso apostamos por darte los mejores consejos para que consigas tener el mejor sueño posible. Aléjate de las pantallas antes de dormir y apuesta siempre por un equipo de descanso de calidad, que te permita sacar el máximo provecho a cada hora que pasas durmiendo. 

*Desarrollado con el asesoramiento de la Asociación Española del Sueño.

Valora este artículo:

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
Si te ha gustado este artículo y quieres estar informado... ¡Suscríbete!
Email*
Checkbox:*
Escribe el texto: