Os colchões, quando é preciso mudar-lo?

Renovar el colchón, ¿Cuando hay que hacerlo?

Aunque en nuestro equipo de descanso no se mencione una fecha de caducidad como existen en los alimentos, el paso del tiempo también conlleva un desgaste de los materiales y la posibilidad de que con el tiempo tu descanso se vea afectado de manera negativa.

Por ello desde Pikolin queremos responder a varias preguntas que te pueden surgir con respecto a tu equipo de descanso.

Colchón Pikolin

¿Cada cuánto tiempo se aconseja cambiar el colchón?

La recomendación general sobre el plazo de renovación es entre 8 y 10 años. Durante este periodo de tiempo, los componentes del equipo de descanso van perdiendo calidad y efectividad hasta llegar un punto en el que su uso puede perjudicar nuestro descanso. Para llegar a este periodo, lo ideal es conseguir un desgaste progresivo y homogéneo, por ello, se deben seguir unos pasos básicos de mantenimiento. Es decir, un colchón que no se haya rotado y girado lo recomendable perderá más rápidamente sus propiedades para un correcto descanso.

Además, para mantener las condiciones del colchón es importante contar con una buena base. Los especialistas recomiendan cambiar el equipo de descanso al completo, pues una base dañada puede restar efectividad al colchón.

Tampoco hay que olvidarse de la almohada cuyo plazo de renovación es de un máximo de 2 años.

¿Ese plazo es igual para cualquier colchón, sea cual sea el material?

Los avances en la industria del descanso han conseguido que incluso los colchones más sencillos tenga una durabilidad satisfactoria; es decir, se previenen las roturas o los hundimientos. Pero esto no es suficiente. Además de la durabilidad, interesa el mantenimiento de la capacidad del equipo para garantizar unas óptimas condiciones para el descanso. La tecnología de hilo continuo como Normablock® o Normactive® de Pikolin, o los nuevos materiales sofisticados como Bultex®, ponen especial énfasis en que el equipo de descanso mantenga sus propiedades durante toda su vida útil.

Si se hunde o hay abultamientos, ¿se acelera el momento del cambio?

Con un buen mantenimiento el desgaste del colchón es muy progresivo y no se nota ya que dormimos todos los días en él, poco a poco nos vamos acostumbramos. Las evidencias claras son dos, el tiempo pasado desde la fecha de compra y, la más importante, no dormir bien, levantarse con dolor de espalda y con la sensación de no haber descansado.

Si te levantas con dolor de espalda o cansado, si no duerme suficientes horas… ¿Es el momento del cambio?

Un 32% de la población española utiliza estas dos expresiones: “me levanto cansado, sin energía” y “me levanto con dolores musculares”, el porcentaje de personas que utilizan estas dos frases aumenta significativamente cuando el colchón sobre el que duerme tiene más de 10 años.

Ahora que tengo una enfermedad, he aumentado o disminuido de peso, ¿es aconsejable renovar mi equipo de descanso?

Ya que cada caso es muy específico y es difícil dar recomendaciones generales en estos casos.

Desde Pikolin recomendamos acudir al médico especialista para que sea él quién le aconsejase qué tipo de colchón y/o almohada sería el idóneo para cada situación específica (nivel de firmeza y adaptabilidad, etc…).

Siempre que se cambia de colchón, ¿hay que cambiar el somier?

Es recomendable.

Lo mejor es informar al especialista sobre el somier o la base que se tiene en casa para que él sea quién recomiende la mejor opción. Todo ello después de haber inspeccionado nosotros en casa si presenta signos evidentes de desgaste, en cuyo caso hay que cambiarlo.

Si ha llegado la hora de cambiar el colchón, descubre de una manera muy sencilla qué colchón es el que encaja con tus necesidades, con solo 6 preguntas. Además, para que lo puedas probar, te decimos dónde lo puedes encontrar para más facilidad.

 

En Pikolin trabajamos trabajamos las mejores calidades para el equipo de descanso. Si tienes dudas sobre cuándo renovar tu colchón, en nuestros puntos de venta Pikolin puedes obtener toda la información adicional que necesites.

Valora este artículo: