Fundas de almohada

Las fundas de almohada protegen el relleno y se colocan antes del almohadón que lo recubre y sobre la que dormimos.

Fundas de almohada

Las fundas de almohada protegen el relleno y se colocan antes del almohadón que lo recubre y sobre la que dormimos.

Fundas de almohada con diferentes tejidos y tratamientos.

Las fundas de almohada protegen de agentes externos el relleno sobre el que duermes cada día. Es importante usar una funda de almohada para alargar la durabilidad de la propia almohada y mantenerla limpia durante más tiempo.

Tienen una fácil colocación y desenfundado gracias a su cremallera lateral. Las fundas de almohada están disponibles en diferentes medidas dependiendo del tamaño de tu relleno de fibra, viscoelástico, de plumón o de látex, para que puedas encajarla sea cual sea tu opción.

Las fundas de almohada pueden encontrarse con opción tanto impermeable como no impermeable. Cuando la funda es impermeable lleva incorporada en su parte interior nuestra membrana Smartseal, que permite el paso de aire pero no de líquidos. Esta protección extra te hará dormir sin preocupaciones toda la noche. En el caso de la opción no impermeable le darás a tu almohada y a tu descanso un extra de transpirabilidad.

Muchas de nuestras fundas cuentan con tratamientos y tecnologías especiales que mejoran tu descanso y tu forma de dormir. Algunos ejemplos son los que tienen protección Triple barrera, eficaz contra ácaros, bacterias y moho, o el dermoprotector de Aloe Vera, ideal para personas con pieles sensibles y atópicas.