Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies pinche el enlace para mayor información. OK | Más información

Como elegir una almohada

El elemento más personal del descanso.

La elección de la almohada adecuada es tan importante como la elección del colchón o la base: Puede aliviar el dolor de espalda, prevenir posturas incorrectas de cervicales, solucionar problemas de ronquidos y aliviar carencias de sueño. Para elegir la almohada más adecuada puedes seguir las siguientes recomendaciones:

La almohada debe asegurar que la columna queda recta y en posición natural, al igual que cuando te encuentras de pie.

Dependiendo de la posición de adoptes al dormir deberás elegir una altura o firmeza determinadas.

Para dormir de lado:
Necesitarás una almohada suficientemente gruesa y firme.
Para dormir boca arriba o si cambias mucho de postura:
Elige una almohada de firmeza y grosor intermedios.
Para dormir boca abajo:
La mejor elección es una almohada blanda y fina.

Elige el relleno cuya composición y propiedades se ajusten más a tus necesidades.

Fibra:
Las almohadas de fibra tienen un agradable confort y una gran capacidad de recuperación. Son transpirables y frescas, ya que permiten la circulación del aire por el interior, favoreciendo la absorción de la humedad. Son totalmente lavables, favoreciendo así una mayor higiene en el descanso.
Viscoelástica:
Las almohadas viscoelásticas tienen excelentes propiedades de adaptación y termosensibilidad, ya que se adaptan perfectamente a la forma de la cabeza, proporcionando un mayor soporte y favoreciendo un completo descanso cervical.
Látex:
De textura suave y agradable, hace que tu cuerpo sienta una profunda senssación de confort. Su estructura interna de células abiertas permite una mayor ventilación, higiene y durabilidad.
* No olvides que la duración de una almohada suele ser de unos 2 o 3 ańos, dependiendo del uso y el número de lavados efectuados, a partir de ese momento empiezan a perder sus propiedades iniciales.