Cuidar a base do descanso

Cuidar la base del descanso

La cama es el lugar donde pasamos la tercera parte de nuestra vida. Por eso se merece toda la atención. Tanto la base, como el colchón y la almohada son elementos que acompañan y favorecen el sueño, de manera que es importante elegir lo más adecuado a nuestras necesidades.

Decantarse por la almohada adecuada es tan importante como escoger una buena base o un buen colchón, pues puede aliviar el dolor de la espalda, prevenir posturas incorrectas, solucionar problemas de ronquidos y aliviar carencias de sueño.

Importancia de una buena almohada

Por ello, es preciso tener en cuenta que la almohada debe asegurar que las vértebras formen el mismo ángulo que cuando se está de pie. La columna debe quedar recta y en posición natural. Dormir sin ella puede provocar hipertensión y la aparición de contracturas cervicales.

Los expertos en sueño consideran que para elegir la almohada más adecuada hay que determinar qué tipo de durmiente somos. Fundamentalmente, qué postura solemos adoptar para dormir.

Si se duerme de lado, la almohada debe permitir que el cuello descanse en posición horizontal y esté alineado con la columna vertebral. Para ello, se requerirá que sea lo suficientemente gruesa y firme. En cambio, si se descansa boca arriba, se necesitará una almohada de firmeza y grosor intermedios que le dé soporte al cuello. Para los que duermen boca abajo, lo mejor es optar por una almohada blanda y fina. Y para los que se mueven mucho durante la noche, la elección más adecuada es una de firmeza media.

En el momento de elegir la almohada, es importante comprobar la composición y las propiedades de sus rellenosfibra, visco, látex, hipoalergénicos, antiácaros, etc. Además, para decidir entre varios productos, es conveniente probar las almohadas sobre un colchón lo más parecido posible al que vamos a utilizar, manteniendo la posición habitual al dormir.

La elección dependerá de con cuál de ellas nos encontramos más cómodos. Pikolin ha desarrollado un nuevo catálogo que intenta adaptarse a todas las necesidades de sus clientes.

De este modo, estos pueden encontrar almohadas de diferentes tipos de materiales como visco, látex o fibra; innovaciones en el campo del descanso, entre las que se encuentran Technogel, Calmafoam, Aquadapt o High Adapt 3 Zonas; tejidos de alta calidad y fantásticas propiedades de Strech, Tencel o Seda; tratamientos para regular la temperatura corporal y garantizar un descanso totalmente higiénico como Thermic, Sanitized, Ultrafres; y, naturalmente, una completa gama de alturas y firmezas. En definitiva, todo lo que puede necesitar para un descanso de calidad.

La almohada es vital para un buen descanso

Últimas tendencias de descanso

Las tendencias en colores para vestir el dormitorio para este año vienen marcadas por colores más luminosos y más optimistas.

El color estrella es el azul californiano, un azul suave, puro y descansado. Esta tonalidad combina muy bien con los últimos materiales en decoración, el hormigón y el vidrio entre otros. Además, se puede complementar con colores como el ciruela, el carmesí o el oro. Lo que nunca se pasa de moda es el blanco, todo un clásico en la ropa de cama, quizá no es lo más practico, pero transmite una serenidad y pureza inigualable.

Últimamente, las rayas se han incorporado más que nunca a la moda. Estas llenan de vida las habitaciones, así que atreverse con colores de fuertes contrastes puede ser una interesante opción.

Para un descanso reparador, prueba la nueva y revolucionaria tecnología EuroTOP® de Pikolin Visita un distribuidor y descubrirás la diferencia.

Existe una amplia gama de colores en el mercado para vestir el dormitorio y darle un toque personal.

  • Rojizos: proporcionan seguridad y energía. Son tonos muy cálidos y agradables.
  • Naranjas: colores vivos, que irradian luz yfelicidad, este año son más amarillentos.
  • Amarillos: muy cálidos y hogareños, para despertarse en un ambiente refrescante y lleno de alegría.
  • Naturales: pueden resultar muy modernos al combinarlo con turquesas.
  • Verdes: activos y luminosos, dan sensación de amplitud en el espacio.
  • Neutros fríos: el más destacado es el invierno azul, de acentuado brillo. Estos tonos definen el dormitorio y marcan duras líneas. Dan seriedad y sentido del orden.

 

Valora este artículo: