O sonho e descanso em bebés

El sueño y descanso en bebés

Durante la primera infancia, los niños dedican la mayor parte de su tiempo a dormir. Hasta los dos años pasan unas 9.500 horas durmiendo (13 meses) y 8.000 horas despiertos (11 meses). Igual que los adultos, cada pequeño tiene su propio ritmo y sus necesidades de sueño.

Los recién nacidos duermen una media de 16 horas diarias. Esta necesidad va cambiando a medida que crece, de uno a tres años debería dormir unas 12 horas al día, entre cuatro y cinco años una media de 11 horas. A partir de los seis años las necesidades de sueño van disminuyendo una hora cada año aproximadamente.

De esta manera, el sueño es una parte esencial de su desarrollo, ya que durante el mismo se produce en el bebé el proceso fundamental de conexión entre las terminales nerviosas de las neuronas. De hecho el nivel de inteligencia del niño se está determinando durante esos primeros años de vida y fundamentalmente cuando el niño está dormido, y no solo eso, cuando duerme crece: durante el sueño es cuando el organismo segrega más cantidad de una hormona conocida como «hormona de crecimiento» (GH). En los bebés, los niveles de producción de esta hormona son normalmente muy elevados.

Bebé durmiendo

Garantizar el mejor sueño es tan importante como la elección del colchón adecuado.

Los colchones de cuna Pikolin se diseñan para cumplir todos los requisitos que aseguran un descanso seguro, confortable e higiénico. Todas y cada una de las capas que conforman el colchón cumplen una función específica, con un único objetivo: favorecer el correcto desarrollo del bebé.

Características del colchón de cuna PIKOLIN baby Confortcel® Visco

  1. La primera capa de contacto, es un tejido stretch hipoalergénico, de tacto suave y agradable, que permite el paso del aire para favorecer la transpiración.
  2. El tejido se acolcha una fina capa de espuma viscoelástica de alta transpirabilidad que permite mejorar el grado de confort de colchón pero asegura un nivel de firmeza adecuado para los bebés.
  3. Incorpora una cremallera en “L” para poder acceder al núcleo y poder lavar la funda.
  4. Protegiendo al núcleo, el colchón incorpora una funda interior.
  5. El núcleo es un material celular que proporciona el equilibrio justo entre confort y firmeza.
  6. Triple Barrera®: la última innovación en tratamientos de protección higiénica. Desarrollado por Pikolin, un tratamiento permanente contra ácaros, bacterias y hongos que protege al bebé de cualquier elemento alérgico. Un tratamiento totalmente inocuo y testado para bebés.
  7. Altura: 15 cm

Como referencia, existe una Directiva Europea 2001/95/CE en relación con los colchones de cuna que da estas indicaciones:

  • Indica que el colchón no debe ser demasiado blando, ni debe ceder bajo el peso del cuerpo, incluso si se pone en pie el niño o anda por el colchón.
  • El relleno no deberá sufrir una deformación permanente que impida que la funda esté ceñida al colchón.
  • Debe cubrir completamente el somier para evitar que los brazos y las piernas del bebé queden atrapados entre el colchón y la cuna.

Todas estas indicaciones son superadas ampliamente por los productos Pikolin diseñados para bebé.

Postura para dormir

La recomendación de los especialistas en salud infantil, refrendada por la Asociación Española de Pediatría es contundente: todo bebé debe ser colocado para dormir boca arriba (decúbito supino), salvo contraindicación médica específica.

El grupo de trabajo PrevInfad de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria específica, por su parte, que hay que evitar la postura boca abajo, con la cabeza de lado (decúbito prono) durante el sueño del bebé y adoptar la posición boca arriba al menos hasta los seis meses de edad.

Valora este artículo: