Mi reino por un buen colchón

¿Quién no conoce aquella famosa expresión de «mi reino por un caballo«? Dicha en un momento de absoluta necesidad y en unas circunstancias dramáticas que luego Shakespeare plasmaría para la eternidad a través de unos versos en su obra «Ricardo III«.

Un buen descanso te ayuda en el día a día

Y es que este rey nos da una buena lección sobre una de las mayores necesidades que todo ser humano tiene, el descanso, porque descansar bien es fundamental para afrontar nuevos retos en el día a día. Si pudiéramos preguntarle a Ricardo III sin duda nos aconsejaría sobre ello, sobre la necesidad del descanso y si es en un buen colchón Pikolin ¡mucho mejor!.

Por este motivo nos hemos permitido parafraasear a aquel rey en su más conocida cita  «mi reino por un buen colchón» porque si hubiera descansado bien no habría perdido la corona!. Casi seguro que nuestros lectores se estarán preguntando sobre la relación que pueda existir entre un hecho histórico dramático y el descanso, y esta relación existe debido a que la lección que aprendemos de ella es que si el descanso es una necesidad, hay que descansar bien. Y Ricardo III no lo hizo.

Tuvieron que pasar cinco siglos para que aparecieran los colchones Pikolin, garantía de calidad, confort y de un buen y merecido descanso después de cada una de las batallas que enfrentamos diariamente.

Ah si aquel rey hubiera tenido un buen colchón, quizá la historia se leería hoy de diferente forma porque como escribió Shakespeare; «Por falta de un clavo se perdió una herradura, por falta de una herradura, se perdió un caballo, por falta de un caballo, se perdió una batalla, por falta de una batalla, se perdió un reino«.

En realidad por falta de un buen colchón Pikolin donde haber descansado! Si quieres conquistar el mañana y ganar en salud, un buen comienzo es empezar por conquistar el descanso durante la noche, y sobre un colchón digno de un rey. Pikolin, por supuesto.

Mi reino por un colchón Pikolin

Valora este artículo: