Proteger el colchón en una mudanza

Cómo proteger tu colchón en una mudanza

Cuando nos planteamos un cambio de vivienda se presenta el temido momento de organizar la mudanza. Con el paso de los años es posible que hayamos juntado una gran cantidad de enseres entre los que se encuentran algunos de grandes dimensiones que dificultan su embalaje y transporte.

Cada elemento de la mudanza necesita un tratamiento diferente. La fragilidad de cada cosa necesitará un embalaje concreto para garantizar que durante el traslado no sufren ningún daño.

Mudanza pikolin

El problema llega cuando hablamos de elementos de gran tamaño como por ejemplo los colchones que frecuentemente llegan sucios o rasgados tras el traslado. Es recomendable seguir unas pautas sencillas que alargarán la vida de nuestro conjunto de descanso, para ello unos sencillos consejos a la hora de afrontar una mudanza.

  • Envolver el colchón: Asegúrate de proteger bien el colchón, utiliza un rollo de plástico o una lona de las de se utiliza como base para tiendas de campaña, cubrirlo y evitar la posible suciedad y humedad. Si un colchón se humedece será necesario airearlo para que se seque completamente antes de su uso. La superficie del colchón deberá estar bien cubierta así como los laterales y esquinas. Lo ideal es no arrastrarlo.
  • Colocar mantas debajo del colchón: Para conseguir una protección extra del equipo de descanso puedes colocar mantas en la parte inferior para evitar que haya desplazamientos dentro del camión durante el traslado.
  • Elige un vehículo de mudanzas cerrado: Si entra dentro de tu presupuesto contrata un vehículo que tenga la superficie cubierta, de esta manera evitarás las inclemencias del tiempo. Si no es posible, planifica el día de la mudanza coincidiendo con un día sin lluvia.
  • Coloca el colchón entre dos muebles: Si el colchón lo colocamos entre dos muebles, además de evitar que sufra golpes dentro del vehículo estará protegido de daños que le puedan producir otros muebles/enseres que puedan mover e impactar sobre el colchón.
  • Si el colchón se va a quedar un tiempo en un guardamuebles, es importante que indiques a la agencia que no coloque ningún peso sobre el colchón.
  • Y una muy importante: durante el transporte no es recomendable doblar el colchón si el interior es de muelles.

Si a pesar de haber seguido las pautas para poder encontrarte tu colchón en perfectas condiciones una vez desempaquetado te das cuenta de que necesitas uno nuevo, desde Pikolin te ofrecemos un configurador para poder elegir el que mejor se adapte a tus necesidades. Un cambio de casa puede ser un buen momento para estrenar un mejor descanso.

Valora este artículo: