Dormir con tu bebé en el mismo colecho

Existe abundante literatura sobre el hábito de dormir con un recién nacido en la misma cama o colecho. Mientras algunos expertos argumentan que es algo natural y más cómodo para la madre otros insisten en el peligro que puede generar establecer malos hábitos de sueño en los bebés y que, a largo plazo, generará dependencia en los más pequeños.

 

Pero, ¿a qué nos referimos al hablar de colecho?

La RAE no reconoce el término “colecho” de lo que podemos deducir que el término es relativamente reciente y que a juzgar por la definición de Wikipedia, donde sí aparece, proviene del término inglés: co-sleeping. La definición de esta última la define como una práctica en la que bebés o niños pequeños duermen con uno o los dos progenitores. En esta definición se entiende, por tanto, que no necesariamente deben estar en la misma cama sino que podemos estar hablando de dormir en la misma habitación.
Algunos pediatras están en contra de dejar que el bebé duerma en la misma cama que sus padres por los riesgos que esto puede conllevar, sin embargo, en ciertas culturas es una práctica muy extendida y habitual.

Cunas para el colecho

Hoy en día existen pequeñas cunas que se enganchan a la cama de los padres y ofrecen una solución intermedia minimizando riesgos y manteniendo las ventajas que conlleva la cercanía del bebé lactante para la madre que debe despertar en medio de la noche para alimentarle.
En Japón o la India, el colecho es una práctica muy común y en algunos casos el hecho de que los niños duerman en la misma habitación que sus padres se prolonga hasta que los mismos alcanzan edades que en occidente consideraríamos muy tardías como los 7 ó 9 años.

Consejos para dormir a los bebés

La Asociación Española de Pediatría recomienda tener en cuenta los siguientes factores que resumimos en 4 puntos a la hora de dormir a los bebés:
• Acostar al bebé en una postura segura boca arriba y sin accesorios que puedan llegar a cubrirle la cara si se mueve (peluches, almohadas, colchas, nórdicos, al menos hasta los 2 años de edad).
• Debes reposar al bebé sobre un colchón firme y plano, nunca sobre sofás, camas pequeñas o cualquier lugar sobre el que pueda girarse y caer.
• No compartir cama con el bebé si se has consumido cualquier sustancia que altere el estado natural de las personas (alcohol, tabaco, drogas).
• No dormir con el bebé si se está enfermo o sospechas que puedas estarlo, tienes fiebre, o síntomas dudosos.
• No dormir con el bebé si duermes con mascotas.
• Mantener la superficie sobre la que descansa el bebé limpia y despejada (los protectores de Pikolin Home te ayudarán a mantener limpio el espacio de descanso que tu bebé necesita).

Si tienes dudas sobre cómo organizar tu vida para la llegada de tu bebé pregunta a los expertos, tu matrona, tu ginecólogo, el pediatra al que piensas llevar al pequeño. Ellos son los mejores especialistas para orientarte en tus decisiones en función de tus hábitos y estilo de vida.