sedentarismo y obesidad

El sedentarismo y sus efectos negativos

En el ranking de las amenazas a la salud de los habitantes estadounidenses nos encontramos en primer lugar con el tabaco y en el segundo con el sedentarismo. Aunque el cuerpo humano sea una máquina preparada para la práctica deportiva repetida y de gran intensidad, realizar actividades de este tipo no está incluido dentro de los hábitos de la población occidental.

Efectos secundarios del sedentarismo

No practicar deporte supone que las personas presenten padecimientos crónicos como tensión elevada o dolores musculares. Llevar un ritmo de vida basado en el sedentarismo da lugar a tres efectos sumamente negativos:

Reduce los años de vida. Según un estudio publicado en la revista BMJ Open, si se redujeran las horas en que visionamos la televisión a dos y evitáramos permanecer sentados tres horas menos al día conseguiríamos vivir tres años y medio más. En relación a esto, el British Journal of Sports Medicine mostró entre sus artículos que un consumo de televisión de seis horas diarias reducía la esperanza de vida en cinco años.

sedentarismo y obesidad

Incrementa el deseo de comer. En la Escuela de Medicina de Harvard, un grupo de científicos ha descubierto que el sedentarismo provoca que el organismo deje de generar Irisina, hormona encargada de que la denominada grasa “mala”, culpable de la obesidad, se transforme en grasa “buena”.

Perjudica a la fertilidad. Según un estudio publicado en la revista European Journal of Applied Physiology de la Universidad de Córdoba, los varones cuya actividad física se ve reducida sufren un empeoramiento de la calidad de su semen, viéndose reducida la cantidad de eyaculado, con menor número de espermatozoides y más lentos.

En Pikolin sabemos de la importancia de llevar un ritmo de vida saludable y de la necesidad de practicar deporte, pero tras realizar una actividad intensa nada mejor que relajarse en uno de nuestros colchones.

Valora este artículo: