Dormir estando embarazada

Estoy embarazada, ¿cómo debo dormir?

Posturas para dormir durante el embarazo

Todo el mundo ha dormido alguna vez mal. Despertar en mitad de la noche, desvelarse, insomnio o simplemente no conseguir conciliar el sueño son algunos de los motivos por los que cuesta dormir. Pero ¿has pensado cómo duermen las mujeres embarazadas?

Dormir bien durante el esta etapa puede llegar a ser difícil, y más a medida que pasan los meses y la tripa aumenta su tamaño. En los inicios, la postura es irrelevante, pero cuando la tripa ya es grande es una cuestión física: casi ninguna posición resulta cómoda. Así, dormir boca abajo es imposible y contraindicado, boca arriba es incómodo por el peso que sentimos.

La recomendación: dormir de lado. Y concretamente sobre el lado izquierdo, ¿por qué? dormir en esta posición supone una mejor llegada de sangre a la placenta lo que supone el aumento de oxígeno y nutrientes al bebé. Si la gestante duerme del lado derecho, hay más posibilidades de que el peso del útero recaiga sobre la vena cava inferior, el vaso sanguíneo que transporta la sangre desde las piernas, los órganos del abdomen y la pelvis hacia el corazón, lo que puede generar el llamado síndrome de hipotensión supina.

Ahora que ya sabes cuál es la mejor postura, te podemos ofrecer algún consejo más, por ejemplo, prueba a colocar con una almohada entre las piernas al dormir de lado: así se evita que el peso de una pierna caiga sobre la otra. Dormir así ayuda a mantener la espalda recta y a no forzar la curvatura lumbar, evitando sobrecargas de la espalda. Otra idea puede ser colocar un cojín bajo las rodillas al estar boca arriba, esto alivia la presión sobre las lumbares.

pikolin dormir embarazo

Pero, ¿cuáles son las razones por las que las mujeres embarazadas no pueden dormir bien?

  • Crecimiento de la frecuencia cardíaca: al gestar un bebé en su interior, la frecuencia cardíaca de la madre aumenta conforme se desarrolla el bebé, lo que supone bombear mayor cantidad de sangre. Esto ocasiona más dificultad a la hora de conciliar el sueño.
  • Dificultad para respirar: Al principio, las hormonas del embarazo pueden hacer que usted respire más profundamente. Esto podría hacerla sentir como si hiciera más esfuerzo para obtener aire. Asimismo, a medida que el bebé ocupa más espacio, puede ejercer más presión sobre el diafragma (el músculo justo debajo de los pulmones).
  • Patadas, dolores y movimientos: conforme el bebé crece aumentarán los dolores e incomodidades ya que se concentra el peso delante ocasionando una gran carga a la espalda y pinchazos en las piernas. Además el desarrollo de las extremidades y sus movimientos puede causar molestias y afectar a la hora de descansar.
  • Digestión pesada: durante el embarazo, el sistema digestivo se vuelve lento. El alimento permanece en el sistema digestivo más tiempo. Esto puede causar acidez gástrica, que a menudo se agrava durante la noche.
  • Aumento de las visitas al baño: los riñones tratan de filtrar la sangre adicional que su cuerpo está produciendo, lo que supone más orina. Además, a medida que el bebé crece, la vejiga tendrá que aguantar mayor cantidad y más presión, lo que supondrá varios.
  • El estrés y los sueños: muchas mujeres embarazadas se preocupan por el bebé o respecto al hecho de convertirse en madres, lo que puede dificultarles conciliar el sueño. Los sueños vívidos y las pesadillas son comunes durante el embarazo. Soñar y preocuparse más de lo habitual es normal, pero trate de que esto no la desvele a la noche.

En Pikolin estamos comprometidos con el descanso de las personas y sabemos que el embarazo es un momento en el que la mujer tiene que tener un sueño de calidad para afrontar con fuerza cada día. Contamos con una amplia gama de colchones y almohadas para que tu descanso sea siempre de calidad.

 

Valora este artículo: