¿Has pensado en la mejor combinación de almohada y colchón para ti?

Si existe una fórmula magistral para dormir bien cada noche, esa es sin duda combinar un estilo de vida saludable (lo cual incluye unos horarios adecuados) y la mejor combinación de colchón y almohada para tus necesidades. ¡Sin olvidar que la base tiene una gran importancia! Entre los tres forman un equipo imprescindible en tu vida. Elegir una base adecuada puede ser algo más sencillo, pero dar con el mejor colchón y la almohada más confortable puede llevar algo más de tiempo. ¡Por eso queremos ayudarte!

Solo el colchón no vale para dormir correctamente

Vale, puedes tener claro que para ti dormir sobre un colchón viscoelástico es la mejor opción. Pero, a pesar de que elegiste uno a conciencia, te has dado cuenta de que por las mañanas no tienes la sensación de estar descansado. Incluso puede que tengas molestias en el cuello o en la espalda. ¿Alguna vez has sentido esto? En caso afirmativo, es posible que la almohada que estás utilizando no sea la mejor para ti. Y es que, para elegirla correctamente, y que combine a la perfección con el confort del colchón, es pensar cómo duermes cada noche.

Un repaso por los tipos de colchones

Ciertamente, elegir un colchón adecuado a tus necesidades es crucial. Y cuando hablamos de «necesidades» hablamos de varios conceptos: desde los gustos personales hasta el peso corporal, pasando por el calor o frío que eres capaz de soportar cada noche. Por si todavía tienes dudas, te recordamos brevemente los diferentes tipos de colchones que existen:

  • Los colchones de muelles son los que más innovaciones tecnológicas presentan. Y es que hacía falta evolucionarlos para mejorar los viejos modelos que seguro te vienen a la cabeza cuando hablamos de ellos. Ofrecen una superficie firme y duradera para tu descanso, sobre todo porque reparten muy bien el peso por la superficie. Los colchones Normablok de Pikolin además están reforzados en el tercio central para facilitar la recuperación de los músculos de la espalda y de la propia columna.
  • ¿Conoces los colchones de Bultex? Gracias a su composición están preparados para resistir de forma proporcional el peso de cada persona que duerme sobre ellos. Además de asegurar siempre la posición correcta de la espalda, dispersan muy bien el calor y no transmiten los movimientos durante la noche.
  • Los viscoelásticos son, posiblemente, los colchones más populares. Su principal característica es que reaccionan al calor y al frío. Cuando detectan el calor corporal se adaptan para acoger el contorno exacto de la persona. ¡Importante! El visco es un material que se utiliza en las capas de confort de los colchones, es decir, puedes tener un colchón de muelles que incluya todos los beneficios de la espuma viscoelástica.



El mejor soporte para el cuello

Los tres anteriores son los colchones más habituales, pero, como ya te hemos adelantado, de nada sirve elegir uno de ellos si después fallas con la almohada. Todos están preparados para ser el mejor soporte de la espalda, pero tendrás que decantarte por la firmeza y la adaptabilidad que más te gusta. Y es aquí donde entran en juego los gustos personales.

La gran diferencia con respecto a la elección de una almohada es que para esta última debes tener totalmente claro cómo duermes. No hace falta que pases toda la noche en una misma posición para saberlo, pero seguro que eres conscientes de la postura mayoritaria que adoptas cada noche.

La clave de todo para combinar el colchón ideal con la almohada perfecta es elegir aquella con la que mantengamos alineado el cuello con la columna vertebral. Y por el grosor del modelo escogido es un dato tan importante. ¿Te parece complicado dar con el mejor dúo? Pues no desesperes: a diferencia de las bases (que en ocasiones presentan alguna incompatibilidad), cualquier almohada combina con un buen colchón.

¿Y qué tipo de almohadas existen?

  • Para dormir de lado, que por cierto es una de las posturas más recomendadas, te aconsejamos una almohada lo suficientemente gruesa firme.
  • En el caso de dormir boca arriba, o de que cambies mucho de postura, la recomendación principal es optar por almohadas de firmeza y grosor medio.
  • En cambio, las más finas y blandas son las destinadas a quienes prefieren dormir boca abajo, una de las posturas menos aconsejadas por los especialistas.

Una vez que conoces todas las características de los colchones y las almohadas que te ofrecemos en Pikolin es mucho más sencillo acertar con la combinación ideal. Y es que, como te hemos dicho, de nada sirve que estés convencido de que un colchón de muelles es perfecto para ti, si eres una persona que, por ejemplo, duerme boca arriba cada noche y eliges una almohada específica para personas que lo hacen boca abajo. ¿Tienes dudas sobre este tipo de aspectos? ¡Consulta con nosotros cuando lo necesites! Te daremos las pistas que necesitas.

Valora este artículo: