La astenia y el cansancio en primavera

Que la primavera no te quite el sueño

¿Qué es la astenia primaveral y cuáles son sus efectos?

La astenia primaveral es una apatía que se produce durante el inicio de la primavera. En los meses de marzo y abril muchas personas se sienten especialmente cansadas, irritables e incluso con dificultades de conciliar el sueño, llegando a afectar al 15% de la población. La comunidad médica no termina de ponerse de acuerdo en si este trastorno necesita algún tipo de tratamiento o no, puesto que tiene un duración limitada.

“Dura entre 10 o 20 días, depende de la persona, aunque en ningún caso debe ser un mes. Si se produce una situación así ya estaríamos hablando de un problema mayor como puede ser anemia, entonces sí tendríamos que ir al médico”, señala el especialista Alberto Sacristán, miembro del Grupo de Nutrición y Alimentación de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria.

En Pikolin nos preocupa la salud de vuestro descanso, por eso queremos hablar de este trastorno, de sus síntomas y de cómo combatirlos.

  • El cambio de hora es el principal culpable de estos efectos. “Nuestro cuerpo necesita un periodo de adaptación a los nuevos horarios y al aumento de horas de luz solar, mientras esto no se produce nos sentimos más cansados”, advierte el doctor Alberto Sacristán.
  • Durante estos meses el cansancio no es el único síntoma que podemos sentir, ya que muchas veces viene acompañado de fatiga muscular, falta de apetito, dolor de cabeza, tristeza inexplicable, desmotivación y hasta disminución del deseo sexual.
  • El aumento de luz y el ascenso de las temperaturas hace que nos resulte más complicado conciliar el sueño, por lo que descansaremos menos horas. Esto afecta a nuestro sueño ocasionándonos cierto malestar general.
  • Al no conseguir un descanso óptimo, se puede desencadenar somnolencia diurna, dificultad en la concentración, nerviosismo e irritabilidad.

Los síntomas de la astenia primaveral tienen una duración de alrededor de dos semanas, que es el tiempo que le cuesta adaptarse nuestro cuerpo a su nuevo horario.

Cansancio en primavera

Consejos para combatir la astenia primaveral

1. Rutina horaria.  Es fundamental seguir unos horarios fijos en cuanto a descanso y alimentación, las rutinas ayudarán a  nuestro cuerpo en el momento de conciliar el sueño.

2. Comida e hidratación suficiente. Es importante hacer cinco comidas al día para que el cuerpo no sufra hipoglucemias que también afectan al ánimo y el bienestar. Además, debemos estar bien hidratados, de lo contrario puede afectar al estado general de nuestra salud.

3. Descanso óptimo. Hay que intentar dormir unas 8 horas diarias para combatir la falta de descanso y el cansancio. Para ello, no es recomendable consultar pantallas en la hora previa a dormir ni ver la tele en el dormitorio, seguir una regularidad en la hora de irse a la cama y procurar que la habitación esté a una temperatura adecuada, alrededor de 20ºC, ayudarán a conseguirlo.

4. Ejercicio moderado. Practicar ejercicio moderado con regularidad estimula la producción de endorfinas y aumenta el tono vital, eso si, debe de ser realizado al menos 3 horas antes de acostarse.

5. Actividades placenteras. Frente a la desmotivación, conviene realizar actividades placenteras tratar de superar la sensación de cansancio. Es un modo de combatir la tristeza primaveral.

6. Evitar medicamentos. Si la persona está correctamente alimentada, no debería necesitar suplementos nutricionales para superar la astenia primaveral. Hay que vigilar el exceso de vitaminas, por lo que antes de tomar este tipo de productos se recomienda consultarlo con el médico.

7. Ser paciente. La astenia primaveral es pasajera, por eso aunque sus síntomas sean muy molestos, se debe ser paciente pues en unos pocos días el organismo se habrá adaptado a la nueva situación.

Valora este artículo: