Soñando con un buen descanso

Dormir bien es un sueño alcanzable

El día Mundial del Sueño reivindica la salud del descanso

Hoy se celebra el Día Mundial del Sueño. Este año, el lema es “Dormir bien es un sueño alcanzable”, una frase que muchos ponen en duda cada día. Y es que no para todos dormir es una tarea fácil. Es por esto que hoy, reivindicamos más que nunca que todos merecemos un buen descanso que garantice nuestra salud y mejore nuestra calidad de vida.

Cuando el sueño falla, la salud se resiente. Esta combinación repercute en la calidad de vida y por tanto en nuestra felicidad. Concienciar sobre las consecuencias de los trastornos del sueño en la sociedad es el principal objetivo que persigue la Asociación Mundial de la Medicina del Sueño con la conmemoración de este día.

Es realmente necesario otorgar al sueño y al descanso de calidad la importancia que merece, y es que muchos de los trastornos del sueño que padece la sociedad son tratables. Sin embargo, muy pocos buscan ayuda profesional para solucionarlo.

Soñando con un buen descanso

Elementos fundamentales para garantizar la calidad del sueño

¿Queremos disfrutar del descanso reparador que todos merecemos? Es fundamental tener en cuenta estos tres puntos:

  • Duración. Es clave dormir lo suficiente para permitir a nuestro cuerpo y nuestra mente recuperarse de la fatiga del día anterior, así como para prepararse para el que comienza. En este sentido, es importante conocer cuántas horas debe dormir una persona en función de su edad.
  • Continuidad. Nuestro sueño pasa por diferentes ciclos cada noche, todos con funciones y características diferentes. Por ello deben transcurrir de manera continuada y sin interrupciones.
  • Profundidad. Si no interrumpimos los diferentes ciclos, lograremos llegar al sueño profundo, vital para para refrescar y restaurar nuestro cerebro plenamente.

Muchos son los trastornos que pueden alterar nuestro descanso, como la apnea del sueño, que afecta a un 17% de hombres y a un 9% de mujeres. Pero no debemos olvidarnos de factores externos que también son condicionantes: la temperatura, ruido exterior, contaminación lumínica, dispositivos electrónicos o el propio el equipo de descanso.

Un colchón para cada persona

El colchón es un elemento esencial para lograr un buen descanso, pero sus propiedades de confort no duran para siempre. La Asociación Española de la Cama (Asocama) recomienda cambiar el colchón en un plazo máximo de diez años. Además, hay que girar o voltear el colchón (post al link) cada tres meses para que el desgaste sea el mismo en todas las zonas del mismo.

A la hora de hacer el cambio de colchón, debemos tener en cuenta diferentes aspectos. La firmeza tiene que ser media para adaptarse al peso y la presión de cada una de las partes del cuerpo y adaptarse a la curvatura de la columna vertebral. En lo que se refiere a la medida, hay que tener en cuenta que sea 10 centímetros más largo de lo que mide la persona que va a dormir en él.

La elección entre un colchón de muelles, látex o viscoelástica dependerá de lo que quiera lograr cada persona. El colchón de muelles ofrecerá una sujeción adecuada junto con alto índice de transpiración. El látex posibilitará que el colchón se adapte al peso y la forma de la persona con más facilidad, mientras que la viscoelástica reacciona a la temperatura corporal para disminuir la presión ejercida por la persona en el colchón.

En Pikolin consideramos que el Día Mundial del Sueño tiene que ser todo el año. Y es que nuestro objetivo es que las personas sepan que dormir bien sí es posible.

Valora este artículo: