Insomnio durante el embarazo

Insomnio y embarazo

Durante el periodo en el que estás embarazada tu cuerpo va a experimentar muchos cambios que afectarán a muchos ámbitos de la vida. Queremos centrarnos en los hábitos de descanso.

Durante el primer trimestre esos cambios tienen relación con los cambios hormonales los cuales te hacen sentirse cansada todo el tiempo y con ganas de dormir durante todo el día.

El segundo trimestre se caracteriza por un regreso a la normalidad en cuanto a las molestias que sentías anteriormente. Durante este periodo aunque no te sentirás tan cansada como durante el primero, empezarás a notar el incremento de peso y las dificultades para encontrar la postura adecuada para conciliar el sueño. Los médicos aconsejan dormir de costado a medida que el peso se va incrementando.

El último trimestre de gestación es el que presenta mayores dificultades para conciliar el sueño y conseguir un buen descanso. Es durante este periodo es cuando la mujer sufre la mayoría de los trastornos del sueño, especialmente el insomnio, las estadísticas demuestran que el 75% de las mujeres embarazadas lo sufren.

Consejos para evitar los trastornos del sueño durante el embarazo

Para minimizar en mayor medida las consecuencias negativas de una prolongada falta de descanso, la mujer puede seguir unas sencillas pautas que le ayudarán a conseguir el objetivo de caer en brazos de Morfeo.

  • Relajación. Muchos de los trastornos del sueño tienen conexión con la ansiedad, una vez que el parto se acerque, ésta tenderá a aumentar. Los profesionales médicos, ginecólogos, pueden aconsejarte algún ejercicio para disminuir el nivel de estrés. Otra opción muy útil es acudir a los cursos de preparación al parto donde te enseñarán técnicas específicas de relajación.
  • Deporte sí, deporte no. Consulta con tu ginecólogo qué deportes puedes practicar, si eres corredora es probable que puedas seguir practicándolo, eso sí, de manera moderada. El deporte es posible y muy beneficioso.
  • Duerme tumbada sobre el costado izquierdo, esta postura es la que recomiendan los ginecólogos ya que evita la presión sobre la vena cava situada a la derecha del útero.
  • Procura comer ligero y con alimentos que se digieran fácilmente. Olvida las comidas copiosas y ricas en grasas que dificultarán tu descanso.
  • Un vaso de leche caliente con una cucharadita de miel antes de dormir funciona. Este consejo materno, puede ayudarte a conciliar el sueño. Además, durante el día procura no tomar bebidas excitantes y eliminar el café o cualquier otro refresco que contenga cafeína de las tardes. Todo esto evitará llegar a la hora de irse a la cama totalmente despejado.
  • Dar un paseo, tomar un baño, leer, darte un masaje… Son actividades aconsejables para realizar antes de irte a la cama y consigas lo principal, estar relajada. Tumbarte a ver la tele no te ayudará a relajarte y digerir la cena.
  • La habitación es importante. Ten el espacio de descanso adecuado, con una temperatura entre 18 y 20 grados y una humedad no superior al 70% y ventilado.
  • La regularidad en el horario de irte a la cama también es importante. Educar al cuerpo a unos hábitos de descanso constantes ayuda a que cuando se acerque ese momento el organismo esté preparado y así conciliar el sueño sea más sencillo.
  • La siesta es una buena costumbre. Si tienes un hueco durante el día, dedícalo a un aporte extra de descanso, con quince minutos es suficiente.
  • Si a pesar de seguir estos consejos, los problemas continúan, lo mejor que puedes hacer es acudir a tu médico para que te pueda aconsejar sobre productos naturales a base de plantas, que te ayudarán a dormir mejor.
  • Elige un colchón de firmeza media con una elevada capacidad de acogida, esto permitirá minimizar las molestias. Puedes buscar en nuestro configurador o infórmate en un punto de venta oficial.
  • Levántate en dos fases. Primero nos ponemos de lado, aún acostados y segundo, nos incorporamos hasta quedarnos entados en el borde de la cama.

 Insomnio y embarazo

¿Y tras el parto?

Después del nacimiento del bebé, los trastornos sufridos durante la gestación dejan paso a aquellos provocados por la demanda de lactancia del recién nacido. Las tomas nocturnas conllevan varios despertares durante el periodo de descanso de los padres.

Una de las necesidades de la madre tras el parto es el de obtener el suficiente descanso e intentar dormir bien, con lo que el papel del padre se hace indispensable para que pueda conseguirlo.

En Pikolin somos conscientes de la importancia del descanso sobre nuestra salud. Existe una serie de actividades que realiza nuestro organismo durante la noche que son indispensables para su funcionamiento normal. Si quieres conocer esas tareas de mantenimiento, visita esta página.

Valora este artículo: