¿Cuántos tipos de almohadas existen?

No deberían sorprendernos que existan muchos tipos de almohadas diferentes y múltiples formas de clasificarlas en función de su composición, forma o utilidad. Al fin y al cabo, su uso se remonta miles de años atrás. Incluso hay datos que relatan el uso de ellas ya en tiempo de Mesopotamia.

Cuántos tipos de almohadas existen

De hecho, muchas veces, es esa gran variedad lo que nos lleva a equivocar nuestras elecciones comprando una almohada que no se ajusta a nuestras necesidades. Durmiendo con una almohada que no nos aporta los beneficios adecuados, puedes sufrir algún contratiempo en forma de dolores de cuello, espalda o lumbares.

¿Cómo acertar con la almohada perfecta?

Para acertar con la almohada adecuada lo primero es, precisamente, conocer bien las necesidades de cada uno. Si lo que deseas es estar más cómoda durante el embarazo existen almohadas específicas para ello, si lo que buscas es evitar las malas posturas durante los viajes una almohada cervical o lumbar de viaje será probablemente la opción más adecuada.

Y si lo que necesitas es descansar bien sobre tu cama cada noche deberás preguntarte en primer lugar: ¿cómo te gusta dormir? ¿De lado? ¿boca arriba? ¿boca abajo?

Para los que suelen dormir de lado lo más recomendable es una almohada alta, de firmeza alta que se adapte bien al contorno de la cabeza, al cuello, y a los hombros. Las almohadas viscoelásticas firmes pueden ser una buena opción. En cambio, las almohadas con espumas perforadas, con geles refrescantes, tejidos inteligentes hiper-transpirables y/o termorreguladores pueden ser la opción ideal para personas calurosas mientras duermen, ya que ayudan a controlar el exceso de sudoración.

Para los que duermen boca arriba es preferible una almohada de firmeza y altura media que respete la curvatura natural en la zona alta de la columna vertebral proporcionando el apoyo correcto en cuello y hombros. Las almohadas de pluma suelen ser la mejor opción, eso sí, siempre debemos asegurarnos de que tengan el adecuado tratamiento downproof para que no pierdan plumas.

Almohadas para dormir boca abajo

Lo más adecuado es una almohada no demasiado firme para que la cabeza no tienda a girarse de forma antinatural hacia un lado u otro. Las almohadas de fibra que por su relleno no dan problemas de alergias y son transpirables son una buena opción.

¿Te mueves mucho mientras duermes? Para los que cambian mucho de postura a lo largo de la noche existen las almohadas de látex, que se adaptan sin problemas a los movimientos de los que duermen sobre ellas. Sin olvidarnos de la ventaja añadida de ser naturalmente anti ácaros.